Solamente el individuo que no se encuentra atrapado en la sociedad puede influir en ella de manera fundamental.

Jiddu Krishnamurti

↑ Volver a Conociendo la escuela

Diversidad

Gracias a la organización escolar con agrupamientos heterogéneos, aulas abiertas, el trabajo en libertad, la práctica continua de la democracia, los talleres de autoconocimiento, etc., la escuela realiza un importante aporte al tratamiento de la diversidad en contextos educativos y sociales.

Nuestra escuela ve que los seres humanos somos esencialmente idénticos aunque cada uno presenta predisposiciones, intereses y capacidades diferentes. Estas diferencias no son significativas ante la naturaleza del tremendo misterio de ser-humano. Las escuelas han tratado de nivelar y uniformar a todos los seres humanos en su etapa de formación. Muchas veces lo han hecho con motivos nobles pero no por ello menos equivocados. La diversidad de intereses y capacidades humanas pueden ser perfectamente complementadas en el conjunto de la sociedad, como si de un organismo se tratase. Mejor o peor son concepciones de mercadeo que no pueden ingresar a consideración de las escuelas.

“Una educación para todos deba ser una educación para cada uno”, que pueda atender las necesidades de cada niño.

Nuestra escuela considera que la educación ha de permitir que cada uno descubra sus intereses, comprenda sus capacidades y trabaje con la ayuda de sus maestros para desarrollarlas y darles un sentido individual y social. Esto significa que no se puede pensar en una educación uniforme, idéntica para todos, en lo concerniente a contenidos y resultados. La igualdad es brindar a cada cual lo que necesita y no dar a todos lo mismo.