↑ Volver a Conociendo la escuela

La comunidad

Reconocemos a la educación como un derecho y un deber de la familia al cual contribuye la escuela, a pedido de los padres.

Reconocemos al acto de educar como una elección vocacional de indudable nobleza que debe ser apreciado y respetado.

Intentamos construir una comunidad educativa donde se respeten estos derechos y donde alumnos, padres, maestros y directivos podamos aprender en forma permanente en la riqueza de la interacción humana con un sentido solidario. De hecho, no hemos escatimado esfuerzos ni medios para hacerlo posible.
Los maestros cuentan con una reunión semanal plenaria, con participación de los directivos y administrativos, para discutir la marcha de los compromisos de acción, situaciones nuevas, presentar quejas o ideas, etc.

Los padres cuentan con órganos de control y gestión como la Asociación Cooperadora, El Consejo Asesor, reuniones de reflexión llamadas Encuentros para Ver Juntos, así como asociaciones transitorias con fines determinados. El Diseño Curricular actual de la E.G.B., por ejemplo, surgió de un año de reflexión y discusión en grupos diferentes de padres y maestros. Toda nueva iniciativa de la escuela es transmitida a los padres para recabar sus opiniones. Asimismo, son muchos los padres (y abuelos) que participan de la vida escolar a través de distintas cátedras o talleres.